El Salvador. Centroamérica
La Grandeza de lo Pequeño
La Grandeza de lo Pequeño
Exposiciones anteriores y nuevas itinerantes
Exposiciones anteriores

 

Telar de Cintura de
Panchimalco
Telar de Cintura de
Panchimalco
“TEJIDOS CON HISTORIA” Arte Textil Tradicional de El Salvador (2006-2007)

 

El tejido se considera como un producto del instinto del hombre, que se remonta a miles de años atrás en las distintas sociedades y culturas alrededor del mundo. La revolución industrial de los siglos XVIII y XIX marca un desarrollo económico, social y tecnológico tal, que revoluciona por completo este oficio. Como tal, El Salvador no es la excepción.

El origen de las artes textiles en nuestro país, data de la época prehispánica, con el telar de cintura. Durante la Colonia, hicieron su aparición los telares de palanca, de cadenilla y el telar jacquard, que poco a poco fueron desplazando el telar prehispánico, por la versatilidad y rapidez que adquirió el proceso textil con estas nuevas máquinas.

Telar de palanca de 
Santiago Texacuangos
Telar de palanca de
Santiago Texacuangos
Sin embargo, todos estos telares siguen utilizándose hasta hoy en día: en Izalco y Panchimalco el telar de cintura; Santiago Texacuangos el de palanca (o pedales) y San Sebastián, los de cadenilla, jacquard y palanca. 

En esta exposición se mostró con riqueza de datos, gráficos, telares y tejidos, este paso del tiempo en el arte textil nacional. Oficio, tradición y creatividad quedaron recogidos como testimonio de hombres y mujeres que conservan valiosos conocimientos del pasado, dando paso a nueva creatividad y a la innovación.

 

 

 

Flores de papel crespón 
y parafinadas
Flores de papel crespón
y parafinadas
ARTE EFIMERO EN PAPEL (2005-2006)

 

Muchos artistas y artesanos salvadoreños hacen gala de destreza y creatividad en la fabricación de flores, gallardetes, piñatas y otros objetos ornamentales que agregan gran colorido a festividades y celebraciones tradicionales como: La Adoración de la Santa Cruz,  las tumbas el Día de los Muertos, altares de santos patronos y las celebres piñatas infantiles. Algunas de estas prácticas han adquirido niveles casi industriales, con verdaderas cadenas productivas con mucho trabajo manual, como en el caso de las flores y piñatas.
 
Manuel Pasasin
Artesano de Izalco
Manuel Pasasin Artesano de Izalco
Especial mención debemos hacer de los “gallardetes” de Izalco, verdaderas obras de arte en papel de china cortado con tijera, patrimonio de la comunidad indígena de esta localidad.

A diferencia de otras regiones de Mesoamérica, en El Salvador no se han encontrado vestigios arqueológicos del uso de papel elaborado en épocas prehispánicas. Podemos entonces inferir que las prácticas actuales datan de la época colonial con las primeras importaciones de papel, probablemente desde  México.

Los papeles más apetecidos son el “crespón”, el “bond”, y el papel de “china” que continúa provocando fascinación por sus atractivos colores y por su delgadez, cualidad que permite la filtración tenue de los rayos de luz.

En esta exposición, se presentó una muestra de los productos más representativos, asociados con las celebraciones y fiestas tradicionales, haciendo énfasis en los procesos de fabricación y el uso de los productos. 

  

 

MASCARAS DE EL SALVADOR, Símbolo y Tradición(2014-2015)

Presentación por curador Gregorio Bello Suazo          

La máscara es un objeto que ejerce una especial fascinación en los seres humanos cualquiera que sea su cultura. Si bien hay una significativa afición generalizada por estos objetos, es importante revelar el alto contenido simbólico que poseen, ligados a acciones cotidianas, ritos, representaciones, danzas y otras manifestaciones ancestrales.

Podría decirse que existe en las sociedades humanas un mecanismo de enmascaramiento que va más allá del objeto-máscara como tal, que consiste en ocultarse para realizar una acción, para cambiar la apariencia de una realidad; o para hacerla aceptable socialmente. Desde este punto de vista el concepto podría generalizarse a los atuendos, -algunos de ellos muy creativos- que se ingenian los participantes de una manifestación callejera que no quieren mostrar sus rostros por motivos de seguridad.

La representación, a su vez, es muy importante en el mundo de la producción de imágenes y de símbolos y es consustancial a la máscara ya que ésta sirve, precisamente, para encarnar a un personaje, para representar su genio y carácter o jugar su rol. Es por ello que entre las más ancestrales tradiciones en Latinoamérica existe el rito de velación de las máscaras, que en algunos casos se lleva a cabo en lugares apartados, en lo alto de los cerros. Antes de colocarse la máscara, el danzante debe velar toda la noche la máscara e ir a la danza en ayunas; solo de esta manera podrá representar adecuadamente a su personaje.

Para el Museo de Arte Popular, preparar una exposición sobre un concepto amplio de la máscara hubiera sido un reto fascinante pero al mismo tiempo difícil de manejar dada la diversidad de enfoques que podrían presentarse, de tal manera que optar por definir como el hilo conductor a la máscara ligada a la producción simbólica de las culturas populares, permite poner en evidencia la interrelación cultural y la riqueza que surge de las relaciones lentamente entrelazadas entre las culturas que conforman la región y por lo tanto reforzar la conciencia de que existe una entidad cultural común.